Macri en Olavarria (Foto Infoeme Olavarría)

El presidente visitó una radio local y dio una entrevista general sobre gustos personales. Entre todo eso, opinó sobre algunos temas de agenda nacional. El consumo de gas, la deuda, y el “vivir del Estado”: “Hay un entendimiento de que no podemos seguir viviendo del Estado, no podemos gastar más de lo que tenemos” dijo.

Tras una agenda fugaz del presidente de la Nación Mauricio Macri en Olavarría, uno de los puntos donde estuvo fue una radio local, perteneciente al locutor Marcelo Manolio, y brindó una larga entrevista donde tocó varios temas.

Si bien algunos de ellos estuvieron vinculados a la vida personal del mandatario (como su gusto por las series, su vida en Tandil, entre lo mencionado) hubo tiempo para dialogar sobre política y la realidad social.

Tras indicar que “es lindo estar en Olavarría” , observó una ciudad “en movimiento, me llena de optimismo y alegría” una de sus opiniones en torno a la ciudad estuvo vinculada al Hospital local. “Creció mucho y se transformó en regional, hablábamos con Ezequiel (Galli)”.

Metidos de lleno en la realidad del país, Macri indicó que “estamos madurando, dando debates duros, difíciles, asumiendo la verdad. Enfrentando a nuestras limitaciones. A las cosas que hicimos mal, de lo que tenemos que corregir. Y darnos cuenta que podemos hacer cosas distintas” y puso como ejemplo el desarrollo de las Olimpiadas de la Juventud.

En esta misma línea, reiteró que los últimos “fueron los peores 5 meses de mi vida. Han sido muy duros, mucha responsabilidad. Saber que tantos millones de argentinos dependen de uno, y ver cantidad de cosas que exceden la capacidad de acción”. Como ejemplos de ello, mencionó la suba “en la tasa de interés, la peor sequía en 50 años. Necesitábamos crédito y fue cortado, aumento del petróleo. La mala política energética sigue en debate, significa que tenemos que seguir importando. Todo eso junto. A pesar del apoyo del FMI vinieron los cuadernos y la crisis de Turquía y se multiplicó la crisis. El Lava Jato”.

De todos modos, “siento que se está estabilizando la cosa. Hay un entendimiento de que no podemos seguir viviendo del Estado, no podemos gastar más de lo que tenemos. Los dirigentes tienen que hacer lo mismo que el ciudadano común, si gana 20 tiene que gastar 20. Hay que apostar al crecimiento con desarrollo, exportar más, potenciar la calidad de los argentinos”.

A eso, le sumó que no se le debe decir a la gente “que las cosas son gratis. Hay un armario lleno de deudas, que nos hacen pasar momentos difíciles. Hay una salida. Soy el primero en saber lo que está costando. Que todos le ponen el hombro. No es fácil, pero estamos cada vez más seguros”.

“No quiero escuchar más que nos tengan como compasión. Depende de nosotros. Este cambio es así de profundo. Es dejar atrás la mentira, la corrupción, el atajo. Para que Loma Negra, por ejemplo, amplíe su planta porque necesitamos más cemento. Construir más, las rutas. Esperamos que los PPP salgan post cuadernos” deseó.

Macri admitió que “hemos aprendido de nuestros errores. Queremos hacerlo distinto. En vez de seguir discutiendo sobre el pasado, vamos a sentarnos en una mesa como hicimos con Vaca Muerta. Con energía barata más fábricas se pueden instalar”.

Con respecto a la crisis energética, el presidente dejó en claro que “era grave lo que había pasado con la energía. Soy el primero en entender lo que cuesta pasar, de que te digan que la energía no costaba nada a ahora asumir lo que cuesta. Hizo que nos quedáramos sin energía. Ahora cuesta, es pagar lo que no pagábamos. Cambiar de hábitos, consumir menos. Pero sabemos que la energía contamina. Despilfarrar además implica dañar el medio ambiente”.

Para cerrar el tema, Macri lo puso como ejemplo para señalar que “estas cosas son las que nos hacen mal. Es como una borrachera, te despertás al otro día y te duele la cabeza. Aquello que te regalan a la larga te va a costar más”.

Fuente: Infoeme Olavarría.

Compartir