Alejandro Segovia-por primera vez y en exclusiva-después de su operación habló con FM 10.-


“Yo quería empezar a trabajar”

Al principio Alejandro contó lo que vivió estos tres meses. “Para mi familia y para mí, hoy gracias a Dios estoy acá, pude empezar a trabajar, que era lo que necesitaba después de mucho tiempo”.

El joven que está jugando el partido de su vida continuo contando como fue que sucedió esto y dijo que: “Fue el 25 de octubre, yo terminaba de trabajar, era el último reparto que hacíamos con mi compañero y fuimos a una casa que hacía mucha calor, no sé si se me bajó la presión ahí pero ya estaba como ido, quería hablar y no me salían las palabras. Mi compañero me llevó a mi casa en moto, mi mujer me hablaba yo no le respondía, ella pensaba que yo estaba enojado con ella, pero ya me sentía mal. Mi señora salió y yo me quedé con las dos nenas de 3 y 8 años. Me bañé, y recuerdo que preparé para tomar mate, y ya desperté al otro día en terapia. Por lo que me cuentan, en la convulsión que tuve, al caer golpeo con la mesa y me abro la ceja. Mi hija más grande llama a los vecinos y cuando vinieron no me podían tener entre todos, después me dicen que insulté al camillero pero yo no me acuerdo nada. Cuando llega mi mujer, se entera que estaba internado y al otro día cuando despierto ya habían venido mis familiares y algunos amigos. Se hablaron muchas cosas de mi problema de salud, cuando me hicieron la resonancia salió una mancha en el cerebro en la parte izquierda, no sabían bien qué era, me trasladaron a Buenos Aires al "Sagrado Corazón" y ahí me dijeron que tenía un tumor”, afirmó

"Me estoy recuperando de a poco y quiero agradecer a todos quienes me apoyaron en un momento tan difícil"

“Cuando los médicos me dieron el dianóstico se me vino el mundo encima, ese día me dejaron salir y me hizo bien porque no me quería quedar ahí. Fui a casa de mis padres, estuve tranquilo y me puse en la cabeza lo que tenía que sacars fuerzas de donde fuera. Me aferré a Dios y confié en el médico.Ya me habían confirmado que me tenían que operar y que eso significaba una serie de riesgos, ya que el tumor estaba muy cerca de la parte motora del cerebro. Me operaron 17 de Diciembre y a los dos días ya estaba bien. Salí hablando, conocí a mi mamá y a mi señora. El médico que me operó se llama Ronald Morales, a quien le agradezco todo lo que hizo por mí. Cuando me di cuenta que tenía movilidad en todo el cuerpo y reaccionaba bien, dije que era una bendición. Me extirparon practicamente todo el tumor y solo quedaron fragmentos. lo que hace que no sea necesario que me hagan quimioterapia o yayos ”, agregó. 

Alejandro enumeró a familias, amigos, compañeros de fútbol y todos quienes se preocuparon y lo acompañaron en su difícil momento.-

Compartir