Horacio Rossi

Hoy, 8 de noviembre, es el día del trabajador municipal. Como en años anteriores nos encontramos sin nada para celebrar. En un contexto de crecimiento de la pobreza y el desempleo, vemos como los trabajadores municipales siguen sin poder desempeñar tareas con condiciones dignas de trabajo.

En la Provincia de Buenos Aires se logró, luego de una lucha firme y constante de las organizaciones sindicales adheridas a FE.SI.MU.BO. la sanción de la Ley 14.656, Ley que contempla la discusión de Convenios Colectivos de Trabajo y la aplicación del Salario Mínimo Vital y Móvil como piso de ingreso para los trabajadores.

Hoy, a 6 años de sanción de la Ley, vemos que solo un grupo minúsculo de Estados Municipales celebraron paritarias y firmaron C.C.T., y, el Salario Mínimo Vital y Móvil resultó pulverizado por un crecimiento descontrolado de la inflación. Como consecuencia de ello el 75% de los hogares de los municipales no alcanza a superar la canasta de pobreza (22.558 pesos) y un 23% son indigentes (9059 pesos).

Observamos también un preocupante nivel de endeudamiento de nuestros compañeros, tanto en bancos oficiales como en financieras, no ya como el comportamiento natural en una economía que brinda a los trabajadores la posibilidad de una movilidad social ascendente, sino que el endeudamiento es para hacer frente a los constantes aumentos de servicios esenciales y alimentos.

Es por todo esto que debemos redoblar el esfuerzo para poner freno a esta política que destruye el salario de los trabajadores y favorece las ganancias de los grupos concentrados de la economía. Exigiendo a los Ejecutivos locales tomen cartas en el tema para quebrar esta matriz regresiva, poniendo al trabajador municipal y sus necesidades como centro de sus agendas de gestión.

Quisiéramos, por último, desear a los trabajadores municipales, activos y pasivos, un feliz día.

Comisión Directiva A.TRA.MU.BO.

Compartir