ACTUALIDAD MUNICIPAL

10 de diciembre de 2016

Los cinco años de Bali. Por Oscar Bissio

El conductor de "El Nuevo Show" analiza el quinquenio de Eduardo Bucca al frente de la Municipalidad de Bolívar

Hay un detalle no menor escondido entre las ideas de Eduardo Bucca. Seguir a cada bolivarense desde el momento mismo de su nacimiento.
No es publicitado ese detalle. No está arraigado en el colectivo humano local, ni tiene prensa.
Pero acaso ese punto guardado celosamente, es el espíritu de una transformación histórica pensada para Bolívar.
Porque vive recónditamente como un sueño seguro de alcanzar en el tiempo.
Que cada vecino, tenga los ojos del Estado desde su primer llanto y durante toda su vida.
Es una mirada ambiciosa. Necesita de una sinergia hecha a conciencia y del esfuerzo de muchos.
Y para lograrlo, hay que dotar el medio de infraestructura.
Por eso es clave resaltar la importancia, por caso, de los jardines maternales. Porque de la rama que del tronco sale se puede conseguir la mejor de las flores.
Observar cada paso del crecimiento de cada bolivarense para que no sufra necesidades básicas de ninguna índole e igualarlo en oportunidades con su vecino.
Sólo se requiere de un momento de reflexión para interpretar ese detalle no menor y echarlo a andar.
Algún día, y sin pretender ser Casandra para decir cuando, veremos caminar por las calles un bolivarense nacido, criado, crecido, curado, educado y desarrollado en Bolívar.
Todavía, algunas de esas etapas no se cumplen, pero la idea late sostenidamente en la agenda municipal.
Y persiste más allá de las miserias políticas de algunos impresentables que desde el lodo salpican gratuitamente y que sólo ven la coyuntura y los intereses personales.
A ese vecino, hay que igualarlo en oportunidades. Desde el primer minuto de vida. 
Por eso el relieve de la megaobra de 132 y del loop del gasoducto. Porque cambiará la característica de la región y será la plataforma para desarrollar el abc de la economía moderna. No libertaria. No individualista.
La extracción, producción, distribución y consumo de los bienes y servicios de los que somos capaces de extraer, producir, distribuir y consumir.
Extraídos, producidos, distribuidos y consumidos por bolivarenses y por vecinos de otros lares.
Bolivarense que estén criados, crecidos y educados para tal fin. A efectos de alcanzar una porción de felicidad en la tierra propia.
Nunca se debe dejar de lado la realidad. La que establece que el 68% de los habitantes de Bolívar tiene menos de 50 años. No es poco. Es clave para el diseño de las políticas a mediano y largo plazo.
Tampoco, la idea de poner en marcha una contracultura a la que está impuesta desde el albor de esta aldea, que ha forjado una mentalidad demasiado conservadora.
Anacrónica para los tiempos que corren.
Se puede observar cierto sector enojado con las megaobras por venir porque lo sacará de su letargo y le sacará la mano de obra barata y abusiva.
Hay que convencerlo o combatirlo. No queda otra. Y la lucha tiene que estar puesta ahí. Combatirlo con docencia.
En esa infraestructura urge incluir los dos mil kilómetros de caminos rurales para que la agroindustria futura no tenga contratiempos.
Y pensar un parque industrial que le dé valor agregado a las materias primas locales.
Que cada PYME genere empleo y desconfiar de las megaempresas que puedan interesarse en venir.
En tiempos de crisis, son las primeras en emigrar dejando decenas de familias sin trabajo.
En el horizonte se avizora una obra que, de concretarse, también será paradigmática. El Polo Científico y todo lo que traiga aparejado.
De eso, se hablará más adelante, pero hay que tener en cuenta que está al mismo nivel que las otras grandes obras.
En lo político, Bali Bucca, cruzó la tormenta electoral de 2015 sin demasiados problemas. Ese logro pasó inadvertido para muchos, pero resulta clave a la hora de la gobernabilidad.
En un país donde la recesión ingresa en el quinto trismestre, el endeudamiento nacional y provincial es superlativo, donde la economía está detenida y sin rumbo, el timonel local conduce sin pausa hacia los objetivos planteados.
Con un cálculo de gastos municipal histórico, léase inversión en gestión, que se acerca a los 1.110 millones de pesos para 2017.
Juega Bali su carta política, algo personalísimo, pero también la institucional, dos caminos que ahora sí se ven claramente bifurcados y que a principios de año generaron cierta confusión.
La parada brava, será la de las elecciones legislativas de 2017. Necesitará una victoria contundente para afianzar su proyecto político y saber que puede perdurar más allá de su figura.
El proyecto político del buquismo no es lo mismo que su proyecto personal. Aunque ambos puedan ir de la mano.
El primero, tiene que bañarse de su impronta y de sus logros y comenzar a darle forma a su continuador natural. Es decir, sin discusiones, Marcos Pisano. Y preparar al valiosísimo Oscar Ibañez como el próximo alter ego de la gestión.
Esa aspiración de continuidad tendrá enfrente dos adversarios también valiosos y experimentados tales como José Gabriel Erreca o Ricardo Marcos Criado.
Lo cierto es que en cinco años de gestión hay más viviendas, hay más gas, hay más pavimento, hay más cultura, habrá más energía, hay más educación y sobre todo una proyección que entusiasma basada en el sueño del desarrollo económico que incluya a los que siempre se quedaron afuera.
Todo, en un país que se sume en el hambre y la pobreza. No es poco entonces.
Hay que ajustar la gestión en el área de salud y en la de los empleados municipales. Deberán interpretarse estos dos problemas como reales y diseñar políticas especificas para ambos sectores.
Y aceitar la comunicación entre funcionarios y entre municipio y comunidad. Algo desatendido por la seguridad que brinda la aprobación de la gestión.
Lo cierto es que el partido de Bolívar marcha hacia algo importante que hoy aparece como algo ciertamente abstracto, pero que en poco tiempo comenzará a cristalizarse al ritmo  de las nuevas infraestructuras.
En ese horizonte reside la esperanza. La esperanza de los 12 mil bolivarenses que tienen entre 0 y 16, de los 18 mil que tienen entre 16 y 50, de los 10 mil que tienen entre 50 y 75 y de los 3000 que tienen más de 75 años.
El lustro que se cumple hoy 10 de diciembre bajo la égida de Bali Bucca, es de una saludable aprobación.

COMPARTIR:

Notas Relacionadas