POLITICA

14 de diciembre de 2016

El Gobierno logró aplazar el debate por Ganancias

La oposición en el Senado frenó el dictamen para tratar en el recinto su proyecto con media sanción en Diputados que modifica el impuesto a las ganancias.

La medida se tomó a la espera de que el gobierno nacional convoque a una reunión con gobernadores, sindicalistas y legisladores y así consensuar un texto definitivo.

"Vamos a esperar hasta mañana a las 11, una respuesta del gobierno para abrir una mesa de diálogo en búsqueda de una salida. En caso contrario, nuestro bloque buscará tener la mayoría para tener el dictamen para que la ley se trate", indicó el jefe del bloque de senadores del PJ-FPV, Miguel Angel Pichetto, al confirmar el acuerdo alcanzado entre las distintas fuerzas políticas en la reunión de Labor Parlamentaria.

Mientras el titular de la AFIP, Alberto Abad, gobernadores y dirigentes sindicales exponían ante la comisión de Presupuesto y Hacienda, Pichetto mantenía distintos encuentros con gobernadores y legisladores en los que confirmó que le había enviado una propuesta al presidente Mauricio Macri para que convocara a una reunión de una mesa ampliada.

Allí deberían estar sentados los gobernadores, los sindicalistas y legisladores de las distintas fuerzas políticas, con el objetivo de "buscar un consenso razonable para que resulte lo mejor para el país".

Ante la Comisión de Presupuesto del Senado, gobernadores y funcionarios de siete provincias y la Ciudad de Buenos Aires expresaron su rechazo al proyecto de ley de Impuesto a las Ganancias aprobado en Diputados, por entender que les representa un importante costo fiscal, en tanto el mandatario chubutense, Mario Das Neves, confirmó su apoyo al texto que acordaron en kirchnerismo y el massismo en la Cámara baja.

La oposición a la iniciativa aprobada en la cámara baja fue manifestada por Roxana Bertone (Tierra del Fuego), Juan Urtubey (Salta), Juan Schiaretti (Córdoba), Gerardo Morales (Jujuy), Omar Gutiérrez (Neuquén), Alberto Weretilneck (Río Negro) y el vicejefe de Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires, Diego Santilli, además del ministro de Economía de Santa Fe, Gonzalo Saglione.

Esa posición se alineaba con los dichos del presidente Mauricio Macri a medios del interior, que se difundieron por la mañana, en los que advirtió que, en caso de que se aprobara el proyecto opositor, "se reduciría en mitades las obras" públicas y los "giros a las provincias", por lo cual manifestó su confianza en "la sensatez de los senadores que velan por las cuentas públicas".

Esta idea expresada por el jefe de Estado fue reforzada por el jefe de Gabinete, Marcos Peña; el coordinador de Jefatura de Gabinete, Mario Quintana, y su par del área económica, Gustavo Lopetegui; y también por el presidente Provisional del Senado, Federico Pinedo, y el jefe del bloque PRO en la Cámara de Diputados, Nicolás Massot.

En sintonía y ante los senadores, el titular de la Administración Federal de Ingresos Públicos (AFIP), Alberto Abad, comparó ante los senadores la modificación del impuesto a las Ganancias que sancionó la Cámara baja y la propuesta del Poder Ejecutivo que Diputados desechó, al advertir que la oficial tiene un costo fiscal bruto muy inferior al que impuso la oposición.

"El costo fiscal bruto del proyecto del Poder Ejecutivo es de 49.550 millones de pesos y el del aprobado en Diputados, de 132.541 millones", resaltó el funcionario.

El último turno fue de las conducciones de la CGT y la dos CTA que, en sentido contrario al gobierno y a los mandatarios provinciales, pidieron al Senado que apruebe el proyecto opositor, con el objetivo de terminar con la "confiscación del salario" que representa el tributo para los salarios de nivel medio-alto.

"Nosotros creemos que ningún trabajador incluido en el convenio colectivo de trabajo debe tributar ganancias", sentenció el triunviro de la CGT Héctor Daer.

A esa altura, como gesto de buena voluntad, los senadores peronistas habían decidido postergar hasta mañana la aprobación de un dictamen de mayoría.

Durante la reunión de labor que debía fijar dictamen y la sesión prevista para mañana, los jefes de todas las bancadas de la Cámara Alta -incluida Cambiemos- mandaron al presidente provisional del Cuerpo, el macrista Federico Pinedo, para pedirle al gobierno una respuesta al planteo formulado por el PJ de convocar a una mesa de diálogo entre el Poder Ejecutivo, los gobernadores provinciales, las centrales sindicales y todas las fuerzas parlamentarias.

DyN

COMPARTIR:

Notas Relacionadas