INSTITUCIONES

27 de diciembre de 2016

Desde el 28 de enero, el Padre Lisandro se hará cargo de la parroquia de Rauch

Después de 8 años en Rauch, el Padre Roberto Priore fue designado al frente de la Iglesia Nuestra Señora de Fátima de la ciudad de Olavarría. El cura Lisandro Vittola de 31 años lo reemplazará desde el 28 de enero próximo.

El Padre Roberto Priore dejará sus funciones en la Iglesia San Pedro Apóstol a partir del 28 de enero, luego de 8 años de permanecer en Rauch. Su nuevo destino será la parroquia Nuestra Señora de Fátima, de la ciudad de Olavarría.

Así lo confirmó ayer el propio Priore, a este Diario, quien informó que el motivo es la rotación de sacerdotes, dispuestos por la Diócesis de Azul, a cargo del Obispo Hugo Manuel Salaberry.

Priore se encontraba acompañado por quien será su reemplazante en nuestra ciudad. Se trata de Lisandro Ramón Vittola, cura de 31 años de edad, que estaba prestando funciones en una iglesia de Bolívar, como vicario parroquial, y que es oriundo de Saladillo. El Padre Priore habló de sus sensaciones, ante la partida hacia un nuevo destino, siguiendo la palabra de Dios.

"Llegamos a cada comunidad y nos adaptamos como si fuéramos a vivir toda la vida, pero con la seguridad de que estamos de paso. Cuando llegue hice un contrato con Dios por 6 años, que luego el Obispo me lo renovó por dos años más, hasta que se dio este recambio y ahora aparece este nuevo desafío, que nos hace mucho bien, más allá de que uno deja afectos en la comunidad, la casa parroquial, y esto significa seguir al señor a donde él quiera, aunque el desarraigo siempre cuesta", señaló el Sacerdote.

Priore tuvo los mejores halagos para su joven sucesor, a quien conoce muy bien, ya que le dio la primera comunión y por lo tanto se alegró de su nombramiento para llegar a Rauch.

LLEGA NUEVO SACERDOTE DE 31 AÑOS

Lisandro Ramón Vittola estaba conociendo ayer, las instalaciones de la parroquia local, la que será su nuevo destino al menos por los próximos 6 años. En declaraciones a este Diario indicó que "conozco el testimonio del Padre Priore, me enamore del ministerio sacerdotal por sus enseñanzas y fueron protagonistas de mi ordenación como Cura", y agregó que "estoy feliz de mi nuevo destino, me han hablado muy bien de la comunidad y mi función será continuar con la obra que Roberto viene haciendo aquí, trabajando para Jesús".

Manifestó ya haber visitado nuestra ciudad, por lo que conoce el Templo Parroquial. En lo que respecta a su llegada a la ciudad, sostuvo que "era una gran posibilidad, ya que en mayo voy a cumplir 5 años como sacerdote y se van cumpliendo etapas, en mi caso la inicial fue en la comunidad de Bolívar y estaba dispuesto a cambiar de lugar y tras varias charlas, se fue perfilando esta ciudad como un nuevo destino".

Fuente: El diario de Rauch 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas