ACTUALIDAD

10 de noviembre de 2014

"La 132 tiene nombre y apellido: Eduardo Bucca", dijo Mariano

Así calificó a la línea de distribución de energía que tendrá Bolívar desde 2016 y que moverá el tablero económico de la ciudad a partir de los próximos días cuando comience a construirse.



El presidente del Consejo de Administración de la Cooperativa Eléctrica, Luis María Mariano, comparó la colosal obra de la Línea de 132 kilovoltios con la llegada del gas natural a la ciudad en 1994 y la de la Ruta Nacional 205 en la década del ´80.

El directivo, encabezó una extensa charla junto a sus colaboradores, con Daniel Ledesma, y brindó detalles inéditos de la obra para la cual ya arribaron al municipio unos 29 millones de pesos.

“La 132 nos dará la posibilidad de igualarnos con ciudades tales como Trenque Lauquen; Saladillo y Olavarría, que nos habían superado en pujanza”, aseguró.

En ese sentido, dijo que “hoy no contamos con suficiente electricidad para el sector urbano; menos podemos pensar en la radicación de industrias".

Al respecto, agregó que “Bolívar perdió mucho tiempo entre el 2000 y el 2010 en este plano”, sostuvo Mariano y agregó que por ello “la Línea de 132Kv tiene nombre y apellido: Eduardo Luján Bucca”.

“Ganaremos –describió- en calidad de tensión y gozaremos de una mejor energía, además de los beneficios directos para las redes domiciliarias; el sector rural y las futuras industrias”.

Mariano, explicó que la realidad nos señala que “hoy compramos la energía que viene de Henderson que no es buena, se pierde mucho en el camino de distribución y sufre alteraciones e interrupciones por las inclemencias meteorológicas”.

A su turno, el experimentado ingeniero electrónico José Luis Dos Reis, pilar fundamental e histórico de las cuestiones técnicas del organismo de la luz, informó que “actualmente contamos con la energía que recibimos de Edén y que distribuyen dos líneas de 33 kilovoltios: una es de 1979, con empostación de madera y la otra es de hormigón y data de 1985”.

“En todos los casos, cuando se producen problemas, el mantenimiento lo debe hacer gente de Junín, tercerizada por la empresa proveedora”, indicó.

Enseguida, al graficar los múltiples inconvenientes provocados por tal realidad, dijo que “los postes de madera se encuentran en muy mal estado y muchas veces terminan bajo agua. Ahí, hay que encender los grupos electrógenos que también consiguió la gestión de Bucca”.

“Es un sistema decididamente obsoleto”, descargó el profesional.

“La línea de 132Kv, no perderá energía debido a su modernidad y al corto trayecto que se hará a través de torres de última generación”, explicó.

En tanto, el gerente cooperativista; Adolfo Porris, recordó que “las estadísticas nos marcan que en la actualidad la demanda diaria de energía es estable con el agregado de los picos de verano, a diferencia de otra época en que esos picos se daban entre las 18.30 y las 23 horas”.

“Sucede –explicó- que por ejemplo hay muchos tambos que comienzan a demandar energía desde las dos de la tarde”.

Mariano, por su parte, habló de la expectativa de desarrollo que implicará la “132” y sus efectos colaterales desde lo económico: “En los próximos días, el movimiento será evidente. Los responsables de la empresa constructora ya nos están pidiendo viviendas para sus técnicos; se moverá la hotelería; el comercio y los servicios; y se va a ver el obrador”.

“La Línea de 132 kilovoltios significa mucho por sí misma y sus beneficios ya descriptos, pero también traerá crecimiento y movimiento a lo largo de su evolución”, concluyó.

Nota: Daniel Ledesma

Textos: Oscar Bissio

COMPARTIR:

Notas Relacionadas