ACTUALIDAD

28 de mayo de 2018

Adhesión de la Asociación Cultural Sanmartiniana por el 208 aniversario del 1º Gobierno Patrio

Julio Ruiz, en representación de la Asociación Sanmartiniana local, hizo llegar una pequeña reseña histórica, al momento de conmemorarse un nuevo aniversario de la fecha patria mas representativa de la Argentina.

1810- 25 de Mayo- 2018

Todo parece indicar que el 25 de mayo de 1810 amaneció lluvioso y frío. Pero la "sensación térmica" de la gente era otra. Grupos de vecinos y milicianos encabezados por Domingo French y Antonio Beruti se fueron juntando frente al cabildo a la espera de definiciones. Algunos llevaban en sus pechos cintitas azules y blancas, que eran los colores que los gauchos de Pueyrredón y luego los Patricios habían usado durante las invasiones inglesas.

Pasaban las horas, hacía frío, llovía y continuaban las discusiones. El cabildo había convocado a los jefes militares y estos le hicieron saber al cuerpo a través de Saavedra que no podían mantener en el poder a la Junta del 24 porque corrían riesgos personales porque sus tropas no les responderían. La mayoría de la gente se fue yendo a sus casas y el síndico del Cabildo salió al balcón y preguntó "¿Dónde está el pueblo?".

En esos momentos Antonio Luis Beruti irrumpió en la sala capitular seguido de algunos infernales y dijo "Señores del Cabildo: esto ya pasa de juguete; no estamos en circunstancias de que ustedes se burlen de nosotros con sandeces, Si hasta ahora hemos procedido con prudencia, ha sido para evitar desastres y efusión de sangre… ¡Sí o no! Pronto, señores decirlo ahora mismo, porque no estamos dispuestos a sufrir demoras y engaños; pero, si volvemos con las armas en la mano, no responderemos de nada." 

Poco después se anunció finalmente que se había formado una nueva junta de gobierno. El presidente era Cornelio Saavedra; los doctores Mariano Moreno y Juan José Paso, eran sus secretarios; fueron designados seis vocales: Manuel Belgrano, Juan José Castelli, el militar Miguel de Azcuénaga, el sacerdote Manuel Alberti y los comerciantes Juan Larrea y Domingo Matheu. Comenzaba una nueva etapa de nuestra historia.

Los argentinos perdemos demasiado tiempo buceando en el pasado para encontrar errores, culpas, fallas, traiciones...pero no para aprender de ellos sino para perfeccionarlos, mejorarlos, adecuarlos. No intentamos rescatar las lecciones positivas del pasado para copiarlas, mejorarlas, adecuarlas. He ahí la falla. He ahí el por qué los sabios mensajes de nuestros gloriosos antepasados se pierden en el vacío.

Un Belgrano olvidado que nos decía qué iba a pasar si no crecíamos intelectualmente, un San Martín olvidado que nos anticipaba nuestro futuro si no aprendíamos a convivir en paz, un Sarmiento relegado que creía que la mejor herramienta para crecer era educar al soberano...

Y el 25 de mayo... Ese 25 de mayo que se caracterizó no por ser lluvioso, ni por French y Berutti, ni por las empanaditas calientes sino porque fue un grito de ¡Basta! un clamor de soberanía del pueblo, el resultado de un conjunto de voluntades que expresaron la necesidad de un cambio, cansados de que alguien – desde lejos y si conocer la realidad ni las necesidades del medio que habitaban – decidiera por ellos.

Se podrán discutir las opiniones, posturas políticas y hasta las contradicciones de Moreno, Saavedra, Castelli, Paso, Alberti, Matheu, Larrea, Azcuénaga y Belgrano, pero lo que no se podrá discutir ni negar es que la Primera Junta de Gobierno que integraron, fue el primer paso para la Independencia Nacional. No se hablaba de independencia, es verdad, solo fue un gesto de reafirmación de la libertad del pueblo de Buenos Aires, y luego del Virreynato.

Pero sin ese 25 de Mayo, Belgrano no se hubiera visto obligado a crear una Escarapela y una Bandera Nacional, La Asamblea de 1813 no se hubiese visto en la necesidad de crear un Himno y estudiar una Constitución, San Martín no hubiera regresado para asentar la campaña libertadora en Chile y Perú y el Congreso de Tucumán, tal vez nunca se hubiera convocado para estudiar y discutir la Independencia.

Aun hoy, muchos tenemos depositadas – todavía- las esperanzas de un futuro mejor, con paz, pan y trabajo para todos. Pero también con dignidad humana y orgullo nacional.

Pero ese futuro no nos será regalado, como no lo fue para los que hicieron aquél 25 de Mayo.

Por eso es importante revalorizar aquellos magnos gestos que nos dieron origen, para imitarlos, aun en el riesgo de equivocarnos. Porque en la medida que tengamos la decisión como aquél pueblo y de intentar con fuerza un cambio, aprendiendo de los errores del pasado y profundizando los aciertos, estaremos construyendo los cimientos de un futuro estable no solo para nosotros, sino para la posteridad y todos los hombres del mundo que quieran habitar el suelo argentino.

Gloria al 25 del Mayo, pero no solo en las palabras, también en los hechos, y seremos artífices de la resurrección de la Patria.

Asociación Cultural Sanmartiniana de Bolívar

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas