ACTUALIDAD

23 de octubre de 2018

El dolor de una familia ante la pérdida de su hija

Aylen Gonzalez

Sandra Renna tuvo la posibilidad de dialogar con la acongojada familia de Aylén González la jovencita que perdió la vida luego de un accidente sucedido el pasado lunes 15 en la ciudad. Además de la emotividad de la charla, los padres de la joven agradecen el acompañamiento y cariño recibido desde entonces en estos momentos de tanto dolor.


Fernando, papá de la joven comenzó el triste relato contando como fue que ellos fueron informados del accidente. “Lo primero que me dijeron fue que lo de Aylén había sido grave y la sensación fue inexplicable” Dijo con tristeza y recordó que la vio por última vez el sábado anterior al accidente.

El papá recuerda que siempre le pidió a Aylén que usara el casco, y que fue su decisión el hecho de no usarlo. “Ella nunca cocinaba, y ese día me ayudo a hacerlo” Recuerda su mamá al tiempo que relata algunas de las ultimas charlas que tuvo con su hija.

Su mamá Valeria, recordó que el conductor del vehículo hablo con ella momentos posteriores al accidente y las acompaño en todo momento.

Valeria la recuerda como una joven con mucha ‘chispa’, loca e introvertida. “Hubiese cumplido 19 años el 31 de diciembre” Dijo y remarcó la cantidad de amigos que tenia y que hasta el día de hoy los acompañan.

Fernando, contó cómo fue la situación que vivieron en cuanto a la donación de los órganos de su hija, que fue algo que por cuestiones burocráticas no pudo suceder. “Aylén fue intervenida quirúrgicamente una vez, y después se determino la muerte cerebral irreversible” Explicó con tristeza.

A esta emotiva charla se sumo una de sus hermanas, quien la recordó como una tía muy dedicada a sus dos sobrinos, una niña de 5 años y un pequeño bebe de 1 año. “Es muy difícil explicarles, pero nos están ayudando mucho” Dijo.

En cuanto a los comentario que circularon sobre la salud de la joven los padres de Aylén explicaron lo que sintieron en esas circunstancias y dejaron en claro que ellos eran los que sabían la verdad de todo lo que estaba pasando.

El emotivo cierre de esta nota se sello con el intento de concientización en cuanto al uso del casco y como dijera su papa “El casco es para la cabeza no para el brazo ni para abajo del asiento”

COMPARTIR:

Notas Relacionadas