ZONALES

27 de octubre de 2018

Tandil: Unos mil policías buscaron por tierra, aire y agua, rastros sobre el paradero de Bustamante

Busqueda de Bustamante (foto El Eco de Tandil)

Ayer viernes 26, se sucedió otro espectacular despliegue policial signado por la averiguación del paradero de Jorge Bustamante. De los operativos no surgieron mayores avances. En paralelo a los rastrillajes, la investigación se centra en aguardar por resultados de peritajes que podrían resultar clave en el esclarecimiento de los sospechosos de la desaparición del joven.

Se sigue indagando sobre la vida personal “desconocida” del buscado y su entorno.

Un espectacular despliegue policial se replicó ayer durante toda la jornada, buscando pistas que lleven a dar con el paradero de Jorge Bustamante, el joven del que no se conoce señales de vida al menos desde la 1 del miércoles, a partir de la última comunicación vía whatsapp. El otro elemento concreto versa sobre la imagen de su auto. La cámara de monitoreo registró que a las 3.46 el auto del buscado circulaba por calle Suárez García hacia Azucena y Falkner, donde sería reconocido horas más tarde, parcialmente incendiado en su interior.

En dicho documento fílmico, claramente se observa una moto delante del coche la cual era conducida por una persona. A los cuatro minutos, aproximadamente (según la imagen) la misma moto vuelve sobre sus pasos, ahora con dos ocupantes. El auto ya no.

En dicha prueba se funda principalmente el rumbo de la pesquisa que, como se adelantó, a todas luces sigue el caso como un homicidio. Dar con dichos individuos que iban arriba de la moto, especulándose con que fueron los que “plantaron” el auto allí y provocaron el incendio del coche. Otra conjetura versa con que una vez que se dejó abandonado el auto aparecieron “las pirañas” y tras buscar sustraer partes del vehículo terminaron incendiando el habitáculo. De allí se desprende los allanamientos de la noche del jueves madrugada de ayer, en las viviendas de La Movediza.

Aporte vecinal

Un vecino de la zona donde apareció el auto se contactó con esta Redacción y describió lo que observó sobre lo ocurrido con el vehículo. Mencionó que “entre 7.30 y 8 del miércoles 24, un camionero dio aviso de un auto abandonado al 101 ya que no podía pasar con facilidad por la calle. Minutos después, vino un móvil de la Policía Local y al no tener pedido de secuestro solo mandaron a pedir la grúa”.

Aseveró que “horas más tarde al ver que no pasaba nada, se llamó a los Bomberos ya que el auto presentaba olor y signos de intento de fuego. Llegaron al lugar, pero jamás apagaron incendio alguno. El auto nunca se quemó en su totalidad porque lo prendieron y lo cerraron por completo, ahogándose el foco ígneo en su interior. Lo que hicieron fue desconectarle la batería y se retiraron del lugar”.

Detalló que “no apareció más nadie. El miedo de los vecinos era que empezaran a desarmar el auto en el lugar y robarlo. Recién pasada las 17, empezaron a arribar patrulleros y familiares del chico que había sido denunciado como desaparecido”.

Operativo matinal

Cabe consignar que, durante la mañana de ayer, en la zona donde encontraron el auto en el barrio La Movediza, volvieron a realizar un amplio rastrillaje. Efectivos de la Policía bonaerense, uniformados de la Local, de la DDI, Caballería, regresaron y reiteraron la requisa en los terrenos aledaños a los que habían inspeccionado durante el jueves.

En el lugar primero actuó el personal de la División Canes y Rastreos que recorrieron el terreno a “peinar” para dar luego paso a la orden policial de avanzar y recorrer cada centímetro de la zona. Arbustos, pastizales altos, basura tirada, la escenografía por la que decenas de efectivos se dieron paso durante varios minutos.

La familia de Bustamante, la madre, el padre y los hermanos, siguieron atentos el procedimiento. Su estado de ánimo se evidenciaba en sus rostros, preocupados y cansados por las horas de angustia que están atravesando desde la madrugada del miércoles.

Por la tarde

Ya por la tarde, los procedimientos continuaron, sin lograr avances significativos en lo que hace al paradero del joven. Otra vez los buzos tácticos trabajaron en una de las cavas de la excantera de Cerro Leones, en tanto se sucedieron algunas diligencias y allanamientos tras recibir algunos datos del entorno del desaparecido, información que resultó infructuosa.

También un helicóptero enviado desde la Provincia sobrevoló distintas zonas, mientras los buzos tácticos trabajaron en la cava de Cerro Leones, tarea que repetirán hoy. Incluso los investigadores debieron realizar allanamientos en otra zona de la ciudad, en el edificio Tarraubella para más precisiones, a partir del dato que había recibido el entorno del joven desaparecido, cuando una vidente habló sobre el supuesto paradero.

El optimismo de la policía en darle una pronta resolución al caso se vio nuevamente postergado, a partir de los magros resultados a pesar del amplio despliegue. De todas formas, la pesquisa parece más abocada a otras circunstancias más allá del protocolo que debe seguir la fuerza policial para un caso hasta aquí caratulado “Averiguación de paradero”.

Es que, en medio del espectacular despliegue policíaco, las diligencias herméticas de los investigadores se focalizan fundamentalmente en los resultados de las pericias que arrojen sobre lo encontrado en el auto, como así también profundizar la indagatoria sobre el entorno de Jorge Bustamante, sus relaciones, incluso una vida que, a priori, ni su círculo íntimo familiar conocía –ver aparte-.

Sobre lo que deparó el procedimiento con la seguidilla de allanamientos, principalmente en las viviendas de calle Alvarado al 1900, Los Tulipanes al 1900 como en Pacheco al 2100, poco alentadoras fueron las diligencias. Apenas algunos elementos recogidos que también serán sometidos a peritajes en pos de dar con alguna prenda, o artículo propiedad del buscado, teléfono celular, por caso.

Como se informó, incluso personal de Bomberos trabajó sobre tierra removida que se detectó en dos de las propiedades, donde se excavó, pero nada se encontró a favor de la pesquisa. También se secuestró una motocicleta de baja cilindrada en pos de determinar similitudes con la que se observó de la cámara de monitoreo, pero no se encontraron coincidencias.

Los desesperantes pedidos de ayuda por las redes sociales

Anoche, Claudia Villalva, la madre de Jorge Bustamante, publicó a través de Facebook un conmovedor mensaje dirigido a los vecinos de Tandil. Su objetivo fue obtener información que pueda llegar a develar qué pasó con el estudiante de 24 años.

“Hola, soy la mamá de Jorge Bustamante, les pido por favor, a los ciudadanos de Tandil que colaboren con cámaras y cualquier información que puedan colaborar. Así sea anónimo al 101, por favor les pido a quien sepa algo que no se calle.  Necesito saber dónde está mi hijo. Desde ya, muchas gracias”, posteó la mujer en su cuenta personal de Facebook cerca de las 22 de ayer.

Las solicitudes de los tres hermanos de Jorge, de la tía, primos y amigos inundaron las redes sociales. Los posteos con fotos del joven desaparecido fueron compartidos decenas de veces y generaron comentarios de aliento, como así también de apoyo en la búsqueda.

Anoche se comunicaron con esta Redacción vecinos de Ayacucho para informar sobre una publicación que se filtró a través de Facebook. “Caso Jorge Bustamante: por favor gente de Ayacucho, Las Armas y esas zonas, anoche llegó una declaración de un pasajero que iba en micro desde Las Armas que dijo que vio en la ruta a un chico que parecía desorientado, con remera rosa (Jorge usa una remera rosa para dormir) y con pantalón azul. Es un dato muy importante. Necesito que compartan y que ayude la gente de esas zonas, ¡al menos prestando atención en rutas y descampados! Compartan por favor, ayuden a encontrarlo, ¡cualquier dato sirve!

El perfil de Jorge

Tal se detalló en la edición pasada, frente al misterio de su paradero, los investigadores no descartan ninguna posibilidad, entre ellas, la de indagar sobre la vida de Jorge Bustamante, sus actividades, sus relaciones, y con dicha información intentar dar sobre los motivos que provocaron su desaparición.

Por más ingrato que resulte “investigar a la víctima”, lo que se busca es contar con elementos que lleven a dar con las posibilidades que pudieran estar detrás de este misterio, considerado a esta altura como un hecho criminal.

Se confió que se trata de un joven muy reservado de su vida íntima y con el paso de la investigación y las averiguaciones practicadas se toparon con circunstancias que, al parecer, su entorno más íntimo, el familiar, no conocía.

Por lo que trascendió, además de su actividad laboral con la venta de lencería y empleado en un puesto de artesanías y productos regionales durante los fines de semana en el paseo religioso del Monte Calvario; como de sus estudios en la Unicen (administración de empresas), tenía una especie de “vida paralela” por lo que al menos se detectó por las redes sociales. Hasta ayer, se conocieron un par de perfiles paralelos que tenía en Facebook.

Ese grupo de relaciones “ocultas” que se encontró sobre Jorge, obligan a los investigadores a indagar en pos de poder dar con algún elemento que encamine a una hipótesis sobre el móvil de la desaparición física.  Lo propio pasaría con la situación económica, por lo cual también se interroga.

Como se detalló, lo que hace a las relaciones personales y familiares, también los dudas son muchos, principalmente a partir de lo que podría tener que ver la vida de uno de sus hermanos, con antecedentes penales relacionados a al menos un robo a mano armada y otra causa por narcotráfico, causas por las cuales purgó condena.

Nada se descarta, todo es materia de averiguaciones, pero en concreto la pesquisa –se insiste- se inclina por contar con resultados periciales de determinados elementos oportunamente secuestrados (principalmente en el auto) que den certezas, a través de informes de ADN, y con ello dar con los sospechosos. Se cree que, a partir de allí, se acercarán más y mejor hacia el móvil del eventual crimen.

Fuente: El Eco de Tandil.

 

COMPARTIR:

Notas Relacionadas