Foto Clarin Rural

Era una de las unidades de negocios creada por Nidera y adquirida hace tres años por la trader china Cofco, que ahora se focalizará en la comercialización de granos.

Directivos de una planta de aceites ubicada en Valentín Alsina, Lanús, han confirmado en las últimas horas que esa empresa de 195 empleados dejará de funcionar, por las dificultades que atraviesa ese sector. Esta unidad de negocios fue creada por Nidera y hace tres años fue adquirida por la empresa de comercialización granaría Cofco, controlada por el estado chino.

Los funcionarios de la empresa se lo han comunicado en las últimas horas a los empleados, a las autoridades del municipio de Lanús, a las de la provincia de Buenos Aires y al gobierno nacional; así como también a los dirigentes gremiales del sector.

Explicaron que "en los últimos años, Legítimo no ha sido ajena a los índices de retracción y vaivenes de la economía. La industria de la de refinación de aceites se ha visto afectada por una importante baja en la demanda a nivel local, condiciones desfavorables del mercado y una creciente capacidad ociosa de la industria".

Argumentaron también que "aun cuando desde la compañía se han implementado en los últimos años una serie de acciones tendientes a revertir este escenario complejo, y se han explorado todas las alternativas posibles, inclusive la de la venta de los activos a otra organización, o la de la optimización del número de empleados a través de retiros voluntarios para otorgar mayor competitividad, no ha sido posible confinar esta crisis y, en consecuencia, se ha concluido que la continuidad de la actividad no es posible en este contexto".

Confirmaron así que "COFCO International Argentina dejará de participar en el negocio de aceites refinados, desde su planta de refinación, fraccionamiento y distribución en Valentín Alsina, y focalizará las inversiones en garantizar la continuidad y expansión de la principal actividad: la originación, el procesamiento de semillas oleaginosas, y la comercialización de cereales y productos derivados de la molienda de soja y girasol, cuyo principal destino es la exportación".

La compañía ha comunicado esta decisión a sus 195 empleados, así como a las autoridades locales, provinciales y nacionales, a quienes se les ha asegurado que "se cumplirán con todas las obligaciones que exige la ley en estos casos. Del mismo modo se ha contemplado ofrecer a algunos empleados la reasignación de tareas a otras Plantas, cuando la distancia entre sus domicilios y aquellas, lo permitan".

El Grupo COFCO ha sido enfático en cuanto a que el cierre de esta planta es una decisión aislada que no tendrá réplicas en otras unidades de negocios.

Fuente: Clarín Rural

Compartir