Foto cedida por sus padres

Entrevistados por Daniel Ledesma, los padres de un joven que hoy tiene 17 años y se encuentra en la Granja de Rehabilitación ‘Darse Cuenta’ de City Bell, mostraron a pleno coraje cómo asumieron y enfrentaron el consumo de drogas de uno de sus hijos.-


“Se aíslan de la familia, hablan muy poco y no escuchan”

Soledad Díaz, su madre, contó que desde chicos su hijo Agustín empezó con problemas. “Empezó a consumir primero alcohol, luego Pastillas, Paco, Cocaína y Marihuana de manera importante. Tuvo muchos episodios feos y hasta estuvo internado en Salud Mental del hospital de Bolívar, intentó quitarse la vida tres veces queriendo lanzarse desde el puente y cortándose con cuchillos, siendo la última vez la más compleja.”, resumió.

“Tienen la droga al alcance de la mano, llegamos a ver a los pibes que la venden en plena avenida de la ciudad”

“En principio no sabíamos cómo ayudarlo, y se hace muy difícil porque la tienen al alcance de la mano, Se vende muy fácilmente en Bolívar. La cocaína se consigue como comprando caramelo en un kiosco, cuando inicialmente pensábamos que la consumían quienes tienen mayor poder adquisitivo. Se fue a vivir con mi mamá porque mi padre estaba enfermo y su abuela lo ayudaba con dinero. Nos enteramos a raíz de un aviso de la Policía que lo encontraron tirado boca abajo frente al Club Empleados. Cuando fuimos al hospital no parecía nuestro hijo, estaba esposado de manos y pies porque no lo podían tener. En ese tiempo tenía 16 años, de allí quedó internado en Salud Mental y al salir lo contuvimos en casa por un tiempo, hasta que se volvió a rodear con la gente que los lleva hacia eso y que los busca”, destacó.

Toca“No lo dejábamos salir y lo teníamos en casa pero nos aseguraba que iba a la casa de su abuela y después otra vez los mismos amigos”

“No se dejaba hacer los exámenes médicos y lo teníamos que llevar a casa. Descansaba y al otro día se levantaba como si nada hubiera pasado. Esa semana nos hizo saber que quería internarse para curarse, por lo que fuimos a Minoridad y le planteamos si se podría ubicar un lugar de recuperación. Fue entonces que hace dos meses que está en la granja  de la comunidad ‘Darse Cuenta’, que es de índole privada. El mismo día que fuimos con Agustín a la entrevista y en 48 horas ya hicieron la documentación para internarlo”, indicó Mariano su papá.

Recomendamos escuchar toda la entrevista, ya que el coraje de ambos padres permite soñar con esperanza, ya que por ahora van logrando el objetivo. Agustín se ha recuperado físicamente, tiene su actividad dentro de la granja y ahora va a dejar de fumar. “En la granja están permanentemente ocupados, con terapeutas muy cerca de ellos y con muchas actividades”, señaló Mariano.

Contaron su experiencia que como testimonio es muy valiosa para otros padres que están en situaciones similares. "Nos dijo ‘yo quiero vivir’ mamá", por eso estoy acá en la granja”, subrayó Soledad su madre.

 

Compartir