Jueves 11 de Agosto de 2022

Hoy es Jueves 11 de Agosto de 2022 y son las 11:25 -

ACTUALIDAD

16 de mayo de 2022

Agustín Cabrera: Una historia contada desde la fortaleza en la recuperación

El equipo de Fm 10, dialogó con Agustín Cabrera, un joven bolivarense de 29 años, que desde diciembre, al ser diagnosticado con Linfomas en ganglios, se encuentra en la ciudad de La Plata, donde está dándole batalla a esta enfermedad, realizando el correspondiente tratamiento.

“En diez días me cambió la vida totalmente y todavía no tenía el diagnóstico de la enfermedad, no sabía con qué me podía encontrar”

Agustín contó que a principios del mes de diciembre comenzó con la pierna derecha inflamada y con mucho dolor. Previamente había tenido también sus tobillos inflamados, por lo cual consultó con su kinesiólogo, y posteriormente se acercó al Hospital. allí le realizaron un estudio y le diagnosticaron una trombosis venosa profunda, y quedó internado. Al realizarle estudios posteriores, deciden derivarlo a la ciudad de La Plata, a un centro de mayor complejidad, al tiempo que esperaban el resultado de una biopsia de médula ósea. 

turnoAgustin relató todo el proceso previo mientras arribaban al diagnóstico definitivo. “Toda esa misma semana, me realizan dos intervenciones en el área de Hemodinamia, para quitarme la trombosis que tenía en la pierna y me colocaron un stent para que la sangre circule”, dijo.

“Cuando finalmente tengo el diagnóstico de la enfermedad, me ponen al tanto de cómo va a hacer el proceso, de la quimioterapia, cómo tenía que seguir”, agregó el jóven y explicó: “La enfermedad se origina en el sistema linfático, y se produce cuando el cuerpo produce muchos glóbulos blancos, linfocitos”.  

En cuanto al tratamiento contó que comenzó el 23 de diciembre con la primera sesión de quimioterapia, “además tuve que seguir internado porque al salir de quirófano me pesqué una bacteria intrahospitalaria, eso también demoró la primera quimio”, expresó. 

Durante el tiempo que Agustín tuvo que enfrentar su tratamiento, en Bolívar, movilizado por su familia y sus amigos, se realizaron múltiples actividades y jornadas para juntar fondos. “Eso es inexplicable, la verdad no me esperaba tanto cariño, tanto amor, la gente fue increíble lo solidaria que fue”, dijo y afirmó: “Estoy completamente feliz por los amigos que coseché por la familia que tengo, eso fue el motor que me ayudó a salir adelante, las fuerzas que me dieron fueron fundamentales”. 

En relación a los cuidados, Agustín explicó que necesitaba tener cuidados muy importantes, debido a que estaba con las defensas bajas, por lo cual aún sigue con algunos de ellos. “Físicamente me encuentro bien, recuperé masa muscular, todavía no camino del todo, lo voy haciendo con un bastón, me falta recuperar esa movilidad pero es lógico después de tantos meses de internación, con inflamaciones también por el exceso de antibióticos para afrontar los dolores que tuve”, añadió. 

“Yo en quince días bajé 14 kilos, porque es una característica de la enfermedad, hasta hoy sigo con suplementos vitamínicos para ayudar a la dieta, pero me voy sintiendo mejor, antes no tenía fuerza”, contó en cuanto a su recuperación. 

“El mes que viene, me tengo que hacer el estudio, en el que se determina cómo es el estado actual de la enfermedad, es decir, si no quedó nada, si quedó algún resto y con el resultado del estudio, se verá. Obviamente voy a seguir viniendo a los controles”, explicó y contó: “Yo le consulté a mi médica si podía estar en mi ciudad por el tema de los costos del alquiler y demás, en su momento me dijo que no era recomendable, pero ahora me dijo que sí, estoy en condiciones de volver siempre y cuando siga teniendo los cuidados, dieta y aislamiento hasta que esté dado de alta definitivamente”.

Con respecto al acompañamiento de su familia durante estos meses, Agustín expresó: “Fue muy difícil verlos sin tener donde estar, o comiendo cualquier cosa, verlos llorar, y uno tratar de mostrarse fuerte cuando en realidad no lo está, fue todo muy difícil, pero hoy en día queda en los recuerdos, pareciera que la tormenta ya pasó”.

relo“Hay que ser fuerte y no rendirse, es difícil, yo que lo viví tuve que superarlo”, afirmó Agustín y concluyó: “Estuve realmente mal, fue muy difícil, pero acá estoy, no soy ejemplo de nada, pero si alguien necesita hablar, o que lo acompañe con alguna palabra, o lo que necesite, que cuente conmigo que por lo menos le puedo contar mi experiencia”. 

“Cuando venga a Bolívar, aunque siempre cuidándome, voy a visitar a mi familia y a mis amigos, y como le contaba a mi médica, me gustaría ayudar donando médula, donando sangre, para ser consciente y concientizar sobre eso, ser conscientes de que con muy poco podemos salvar vidas o hacer más llevadera la vida de los demás”, expresó Agustín. 

Finalmente Agustín agradeció profundamente todo el trabajo que se ha realizado desde distintas personas y espacios, para juntar recursos para ayudar a él y su familia, a transitar estos meses complicados. 

Agustín informó que se está organizando una rifa para poder afrontar los gastos que no cubre la obra social en relación al final del tratamiento. Se sorteará un lechón, un fernet, y postres, a un costo de 300 pesos, el día 18 de junio. La misma estará a la venta en los estudios de la radio.

 

COMPARTIR: