OPINIÓN

2 de octubre de 2019

Beatriz Zambiazzo; 'Todo lo que hice fue para tener la tranquilidad de que el día de mañana cuando yo no esté mi hija tuviera un lugar'

Beatriz Zambiazzo

Luego de que se escucharan varias voces con respecto a la situación de la escuela de día, Beatriz hizo uso del recurso de expresión pública que ofrecemos desde el multimedio para ser ella quien también pudiese expresar lo que vivió.


“Magdalena entró a la comisión en el año 2015 sabiendo la deuda que tenían conmigo y por eso lo dijo”

Beatriz contó que ella durante mucho tiempo se involucró con el centro de día y la comisión del mismo porque personalmente sentía que debía hacerlo no solo por quienes allí iban sino principalmente por su hija. “El dinero que yo preste era para pagar los sueldos de todas las empleadas del centro”

“Yo quería seguir luchando hasta último momento para que no se cierre el hogar”

Su hija hoy tiene 34 años y durante 13 años vivió dentro del hogar y Beatriz siempre estuvo involucrada en la comisión siendo incluso vicepresidente de la misma, recibiendo el apoyo de la comunidad ante todos los pedidos que hacían para poder mantenerse en pie como institución. “Era una comisión hermosa que nos acompañábamos en todo y logramos hacer muchas cosas”

Asimismo, Beatriz recuerda que son muchas las acciones que se hicieron con colaboraciones externas para solventar gastos, e incluso pudo decir que lo último que hizo como integrante del equipo de trabajo fue el pago de aguinaldo a las maestras. “Tengo que destacar que en ese momento también recibimos ayuda del municipio para pagar las cargas sociales, porque llego un momento que solventar todo era imposible”

“Hoy en día mantener el hogar tendría un valor de $700.000 al mes considerando los sueldos de los empleados que se necesitan y todos los gastos extras”

Beatriz contó que la última vez que ella quiso colaborar con la institución surgió la idea de realizar un bono en el que se obtendría una cantidad de dinero que serviría para devolverle a ella lo que había prestado y lo que restase quedaría para que la institución solventara gastos futuros.  “Yo lo único que hice fue luchar para que mi hija tuviese todo lo que necesitaba, no tengo más que palabras de agradecimiento para con la comunidad por la ayuda que nos dieron cada vez que salíamos a golpear puertas para conseguir lo que se necesitaba” Dijo con firmeza y sin dejar de expresar que por su hija haría lo que fuese.

“Esta nueva comisión entre en septiembre y en noviembre nos llaman para decirnos que el hogar se cerraba, y hoy tres años después vendieron dos terrenos y encima los chicos siguen sin tener un hogar y aparte les deben a las empleadas” Remarcó y no tuvo más que pedir a la comunidad que se replanteen la situación y puedan analizar quien es el que hizo las cosas bien y quienes no.

“Yo fui una de las fundadoras, luche por todo y hoy mi hija que es la más indefensa, no tiene un lugar, y eso es muy doloroso”.

COMPARTIR: