Viernes 12 de Agosto de 2022

Hoy es Viernes 12 de Agosto de 2022 y son las 18:33 -

HISTORIAS DE VIDA

24 de abril de 2021

Gustavo Rovira: “Lo más gracioso de esto fue que, al momento de la compra, le dije a uno de los chicos en broma no vaya a ser que haya dinero acá”

Gustavo es pehuajense, pero reside en zona rural con su madre cerca de Curarú, en Carlos Tejedor. El mismo fue reconocido en los últimos días como un “héroe”, tras devolver a su dueño una gran suma de dinero que encontró “accidentalmente”.

El hombre compró dos ficheros y dentro de uno de ellos, había un millón de pesos en dinero local y dólares.

“Ya hace un tiempo mi madre, que es una persona mayor, me decía ‘Gustavo, vos que andás en las redes sociales, a ver si me podés conseguir un armario, fichero o cajonera para guardar las carpetas de la contabilidad de la actividad nuestra” contó y definió que se dedican a la agricultura y ganadería.

Su búsqueda por momentos se vio truncada, debido a que algunos de los productos que consideraba estaban lejos de su zona o se ofrecían a precios muy elevados.

Hace años, su familia es clienta de la empresa – la que, por razones de seguridad no transcendió su nombre - que se encontraba vendiendo algunos muebles de oficina, debido a que, por los avances de la tecnología, toda la información se recaba digitalmente en computadoras.

“Al llegar al lugar, nos tomamos el tiempo de elegir el fichero que queríamos, ya que había algunos que presentaban faltantes de piezas o defectos de pintura” recordó Gustavo.

Finalmente, compraron dos ficheros al azar y pagaron con un cheque a cobrar al día siguiente y se dirigieron hasta su domicilio en Pehuajó.

Al día siguiente, al bajar los muebles en su hogar y comenzar a organizar algunas cosas para dedicarse a arreglarlos, pintarlos y demás, notó que uno de los cajones se atoraba y no lograba abrirlo. “Ahí me pareció ver algunos sobres, lo primero que pensé fue en plata, pero dije bah, deben ser australes del año 80 o quizás comprobantes de pago que guardaron ahí” explicó.

Rovira encontró dos sobres “uno más gordito y el otro más flaco”. El primero era el que contenía dólares y el segundo contenía billetes de mil pesos argentinos.

“Ambos paquetes estaban escritos como que había cien billetes por paquete y, al contarlos, conté sólo ochenta, ahí me entró la preocupación, porque pensé que me iban a reclamar el dinero que faltaba” explicó y agregó que, al día siguiente, el dueño del dinero intentó comunicarse con él para advertirle de la presencia de la suma en el mobiliario, que había colocado en él horas antes.

Por último, recordó un hecho similar, ocurrido hace más de 20 años en un corralón de materiales de la localidad de Juan José Pasos, donde un hombre había escondido dinero dentro del sifón de un inodoro que no se iba a vender porque estaba roto. Una persona lo compró y, en su interior, encontró la suma de treinta y cinco mil dólares.

Afortunadamente, el hecho pasó a ser una anécdota para todos y convirtió a Gustavo en un héroe fuera de serie, quien, con su buena educación y valores, pasó a ser parte de una historia que recordarán muchos.

Foto: Radio Mágica Pehuajó



COMPARTIR: