Sábado 29 de Enero de 2022

Hoy es Sábado 29 de Enero de 2022 y son las 01:40 ULTIMOS TITULOS:

LÍNEA 132

2 de enero de 2022

Línea 132: Son 14 las torres caídas después del desastre climático del 20 de diciembre

Tras una recorrida a campo, el equipo de producción de Radioshow, pudo comprobar que algunas fueron cortadas desde la base y otras cayeron por fuerza de arrastre de su inmediata anterior o posterior.-

La historia de la gestión de la línea que va a resolver un tema crucial para los bolivarenses, dejando atrás muchas discusiones políticas, atravesando gestiones de gobierno y segmentos ideológicos que cayeron sobre su construcción.

Los daños son importantes

reloLa empresa deberá recomponer estas 14 torres, más aún teniendo en cuenta que es un sector donde se tiró el cableado, como una complicación adicional. Cabe destacar que respecto a este tema, son 45 kilómetros los que deberá recorrer el tendido hasta que la línea toma la energía sobre las líneas que atraviesan la ruta provincial 65.

Lo llamativo de los daños producidos en las torres es cómo giraron y terminaron cayendo hacia la ruta, mostrando las fuerzas variables del viento por las que fueron afectadas. Quedando los hierros absolutamente retorcidos, como arrancados desde la base que se inserta en el piso. Otras terminaron cayendo arrastradas ya que el grosor del cableado impide que se corte.

La manga del tornado tiene una extensión aproximada a 7 kilómetros

Se pueden observar los daños mayores, en el tramo comprendido entre la bajada a Ibarra y unos mil metros después de la curva de Otano (kilómetro 281/282), donde además de las torres aparecieron algunos silos y comederos visiblemente dañados y arrastrados por el viento.

Cabe recordar también que los daños mayores de la línea vieja (33K), fueron coincidentes por sector, si bien al tratarse de otro tipo de estructura se profundizaron algunos kilómetros antes, observándose palos caídos hasta la conocida bajada de Cabaña San Vicente.

El consumo actualizado es superior a los 20 megavatios

rupaLas dos líneas de 33 que hoy transportan la energía desde Henderson hacia Bolívar, cuando están habilitadas, se utilizan con 110 amperes cada una, trabajando sin recarga. Por otra parte, la estación transformadora Horacio Fernández López, convierte 15 megavatios, los cuales son reforzados por las Unidades Generadoras Móviles hasta poder llegar a los 20. Teniendo en cuenta que recientemente se sumaron dos grupos de 500 KVA tras la gestión del Consejo de Administración ante el OCEBA, los cuales podrán reforzar el suministro ante situaciones de excesivo consumo a raíz de las altas temperaturas del verano.

El OCEBA dispone de un Fondo de Reserva para Situaciones Críticas

mepaLa Cooperativa Eléctrica tiene la posibilidad de gestionar el Fondo de Reserva para Situaciones Críticas, como lo hicieron sus pares de Saladillo ante de tornado sufrido meses atrás. El organismo evalúa y posteriormente si los fundamentos son válidos, libera este recurso disponible para las entidades que soportan desastres como el ocurrido el 20 de diciembre en Bolívar

La nueva estación transformadora

Estará en condiciones de transformar 60 megavatios en el inicio, tras la finalización de la Línea 132. Lo que se traduce en cuatro veces más a lo que actualmente convierte la estación actual. En diálogo con uno de los responsables de obra, manifestó que se dejó ya la instalación habilitada para que en el futuro se puedan sumar 15 megavatios más, ante el crecimiento de la ciudad y en consecuencia el consumo y demanda energética.

 

La historia reflejada por el periodista Oscar Andrés Bissio (Infobis)

BisoTan grave fue la coyuntura que promediando enero de 2010 en una reunión de la que tomaron parte el entonces intendente José Gabriel Erreca, el diputado nacional Juan Carlos Morán; el diputado provincial José Antonio Bucca y el senador Juan Carlos Simón, se empezó a hablar de “emergencia energética”. Este último fue el encargado de pedirla por doce meses.

En el mismo mes, con la situación al límite, y con una tardía toma de conciencia sobre tal desborde, los legisladores, los bloques parlamentarios locales y el gobierno municipal acordaron la posibilidad de solicitar un crédito de unos 30 millones de pesos a devolver en 20 años con la Provincia como garante.

No resultó. Por lo que en abril se convocó a una reunión más ampliada que incluyó a la Cámara Comercial y a la Sociedad Rural; naturalmente a la Cooperativa Eléctrica y al poder político en su conjunto.

Esa vez, se determinó que mientras se siguiese con la gestión de la 132Kv, se mitigarían las dificultades con una obra menor de 8 millones de pesos: la línea de 33Kv.

En junio del mismo año, el stablismenth citado y encabezado por Erreca fue recibido por funcionarios de la Dirección de Energía bonaerense.

Un dato: en ese encuentro estuvo presente el actual intendente Eduardo Bali Bucca. No es un dato menor. El entonces concejal kirchnerista revelaba su temprana aflicción por la calamidad que suponía esta crisis.

El cónclave estuvo encabezado por la ministra de Infraestructura bonaerense, Cristina Alvarez Rodríguez; por el titular de la DPE, Néstor Callegari y por un representante del Organismo de Control de Energía Eléctrica.

En esos días, la historia revelará que hubo otra bisagra. En un encuentro entre el ministro de la Producción bonaerense, Martín Ferré, el diputado provincial José Antonio Bucca y el entonces concejal Eduardo Bali Bucca, se habló casi por primera vez del Parque Industrial de Bolívar.

Al funcionario se le habló de la falta de gas y energía en ese sector clave de la ciudad.

En el albor de 2011, la Cooperativa Eléctrica anunció de manera retumbante que se habían hecho “reparaciones” y que “no habría más cortes de luz”.

Otro anuncio que cayó en saco roto. Los grupos electrógenos reparados en la subestación de rebaje tampoco significaron una solución.

En esos tiempos, decía el periodista Víctor Agustín Cabreros en uno de sus editoriales: “En un rápido repaso se nos ocurre analizar qué sucede con la energía, imprescindible para el desarrollo de una vida civilizada y más aún para el crecimiento de empresas que le pongan un acento industrial a nuestra realidad cada vez más agropecuaria”. Interesante advertencia periodística.

En el politizado mes de diciembre de 2011 sobrevino otro anuncio estentóreo: había llegado a Bolívar un nuevo transformador de origen brasileño que llevaría la potencia de energía de 9 a 14 megavatios y beneficiaría a los más de 14 mil usuarios asociados.

Los cortes seguirían en la inminente canícula del 2012

La situación era cada vez más crítica pues sobre el problema central iban apareciendo otros inconvenientes interrelacionados y colaterales como el deplorable estado de los cables a la altura de la torre distribuidora, su calentamiento y los incendios de pastizales como consecuencia directa.

40 días después de su asunción, el intendente Eduardo Bali Bucca, se reunió con el presidente del Organismo de Control de la Energía Eléctrica de la provincia Buenos Aires, Jorge Arce.

En ese encuentro se habló en términos tajantes: los de cambiar la situación energética del Partido de modo definitivo. La línea de 33Kv dejaba de ser un proyecto de años para establecerse como una idea concreta. Y se iba por la línea mayor.

Al mismo tiempo, Simón, en su carácter de senador provincial pedía informes a la Provincia y se preguntaba “debido a la falta de un mayor flujo de energía, lo que genera reiterados y frecuentes cortes en el suministro, en épocas de gran consumo energético, qué obras se están haciendo?”.

Durante 2012, las gestiones fueron intensas para licitar la Línea de 33Kv para la cual en agosto se presentaron tres empresas, pero también estaban avanzadas las diligencias con el Gobierno de la Nación para la tan ansiada Línea de 132Kv.

Por primera vez, tras muchos años aciagos, el gobierno bolivarense y la Cooperativa eléctrica parecían mirar para el mismo lado. Inclusive el gremio que nuclea a los trabajadores del sector se sumó a la difícil empresa.

En febrero de este año, a un paso decididamente seguro, el municipio aceleró la gestión central por la obra más importante y lo hizo ante el Ministerio de Planificación de la Nación. Era la única manera de encarar una obra multimillonaria.

A los pocos días se produjo un hecho histórico y concretísimo al visitar la zona dos ingenieros del Ministerio para estudiar la forma en que Bolívar se conectaría a la línea de 132Kv.

Atrás iban esfumándose decenas de reuniones enmarcadas en un cuadro harto burocrático para pasar a la acción directa.

El 27 de marzo se convirtió en el día histórico para Bolívar, cuando el intendente Bucca y el ministro Julio De Vido rubricaron el convenio para la Línea de 132Kv.

La obra y sus beneficios

La trascendental obra constará técnicamente de una línea de 132Kv. desde la estación transformadora de Henderson; una línea de interconexión Henderson-Olavarría hasta la subestación Bolívar; el tendido de nuevos alimentadores en el casco urbano; la incorporación de nuevos centros de transformación; mejoras en la red de baja tensión; el tendido de una nueva red en el sector industrial planificado; mejoras y nuevas luminarias para alumbrado público y mejoras en las redes rurales.

En cuanto a los beneficios los cortes de energía en verano no volverán a ocurrir, aumentará la potencialidad para poder traer industrias y se podrán planificar más barrios.

Al excluirse Eden S.A. las nuevas operadoras de generación, transformación y transmisión serán las empresas Transba y Transener

En el marco de los cuantiosos beneficios que aseguran energía para el Bolívar de los próximos 30 años, la ciudad ya no dependerá más de Edén por lo cual hasta habrá mayores posibilidades de determinar las tarifas sin la imposición de esta empresa que vendía energía a Bolívar a un precio establecido unilateralmente.

Lo concreto es que Bolívar logrará contar con energía para varios lustros con la 132Kv; y con una línea especial; la de 33KV, exclusivamente para dotar al Parque Industrial.

Al excluirse Eden S.A. las nuevas operadoras de generación, transformación y transmisión serán las empresas Transba y Transener.

Será ahora el tiempo de comenzar con las misiones municipales tendientes a captar las anheladas industrias para que crezca la economía lugareña y para que los bolivarenses tengan más trabajo.

Así como Isidoro Laso se convirtió en el padre político de la electrificación rural hace unos años, el intendente Bucca atesorará como uno de sus logros más grandes esta magnífica obra que dominará de una vez por todas la indómita luz.

Agradecemos la información aportada por Oscar Bisssio de Infobis



COMPARTIR: